Buscar
  • The Language Co.

5 cosas que aprendí de toda una vida de estudio a distancia

Por Joseph Williams, Director Ejecutivo en The Language Company


El aprendizaje a distancia, de una forma u otra, ha sido una parte importante de mi vida desde que era un niño. Mientras, mi madre nos criaba, a mis cuatro hermanos y a mí, completó un título de Literatura Inglesa en The Open University. Todavía recuerdo haberla visto trabajar entre una pila de ropa y, al mismo tiempo, analizar un video de la casa de muñecas de Ibsen. En ese momento no lo apreciaba realmente, pero al mirar hacia atrás ahora me doy cuenta de lo notable que debe haber sido hacer malabares con sus estudios y su vida en casa con 5 niños (6 incluido papá).


Esta exposición temprana al aprendizaje a distancia claramente me marcó. Más tarde, cuando elegí mi propio futuro, decidí no asistir a la universidad en el Reino Unido (al menos físicamente) y en su lugar me inscribí en un título en estudios españoles y latinoamericanos a través del Programa Externo de la Universidad de Londres, un programa de aprendizaje a distancia que funciona desde el siglo XIX. Luego vinieron los cuatro años más difíciles de mi vida, mi capacidad de automotivación y multidisciplinaria (en una etapa estaba haciendo malabarismos con mis estudios, un trabajo de enseñanza a tiempo completo y comenzando la vida como emprendedor en “The Homework Club”).

Sin embargo, mi pasión por el aprendizaje a distancia/en línea no terminó ahí. Desde que me gradué de la Universidad de Londres, me he inscrito (¡y completado!) en numerosos cursos en línea. Gracias a plataformas como edx y Coursera. También, nuestra asociación con Voxy, donde proporcionamos a miles de estudiantes acceso a una enseñanza de inglés de calidad, en cualquier momento y en cualquier lugar.


Entonces, ¿Qué he aprendido de toda una vida de aprendizaje a distancia?

1.) La automotivación y la autodisciplina son clave

Para tener éxito como aprendiz a distancia, debes tener auto-motivación y autodisciplina en abundancia. Siempre habrá algo más apremiante / más interesante / menos exigente para distraerte. Aparte de un recordatorio por correo electrónico, no hay presión de un profesor / mentor / pariente para que la culpa te lleve de regreso al camino correcto.

Una estrategia que me pareció particularmente útil fue incorporar el aprendizaje a mi rutina diaria / semanal. Agregar una cita a tu calendario y reservar momentos específicos durante el día para aprender puede ser una forma simple pero sorprendentemente efectiva de mantenerte en el camino. También me parece útil tener una idea clara del "futuro yo" de que completar un programa me ayudará a convertirme y recordarme esto cada vez que postergue mis estudios en línea.

2.) Encontrar una excusa para no estudiar es fácil

Tengo un trabajo muy exigente y un hijo de 3 años aún más exigente. Por lo tanto, tengo la excusa perfecta para no estudiar. Si no estoy en el trabajo, estoy tratando de ser un buen padre; Si no estoy tratando de ser un buen padre, entonces estoy tratando de ser un buen esposo. Simplemente no hay suficiente tiempo en el día para adaptarse a cualquier momento para el aprendizaje a distancia. Luego miro en detalle de mi tiempo de pantalla para la semana y lo supero ...

Ahora, no estoy tratando de hacer que nadie se sienta culpable por lo que hizo / no hizo durante el encierro. No soy una de esas personas que saldrán de esto habiendo dominado Pitón y leído todos esos libros que había querido leer durante algún tiempo. Sin embargo, reconozco que esta es mi elección; es sólo que mi vida laboral o familiar es a menudo una excusa fácil para no ampliar mis conocimientos. Para ser un estudiante a distancia exitoso, es importante que conozcas estas excusas y las pruebes realmente antes de afirmar que no hubo suficiente tiempo en el día.

3.) Las oportunidades son ilimitadas

Si puedes superar estos dos primeros obstáculos, entonces las futuras recompensas son increíbles. Realmente no hay límite para lo que puedes aprender en línea. Ya sea para mejorar tu fluidez en inglés con un profesor de Nueva York o aprender a cocinar con Gordon Ramsay, la tecnología e Internet han ayudado a democratizar el acceso a una educación de clase mundial, donde sea que te encuentres.

Al tener una fuerte cultura de e-learning, ya sea personal u organizacional, realmente puedes ampliar tus horizontes cuando se trata de desarrollo. Todo lo que se necesita es algo de automotivación y autodisciplina (ver punto 1).

4.) La interacción humana sigue siendo importante

Si bien no hay dudas de cuanto he aprendido de la enseñanza online, siempre extraño la interacción y el intercambio de ideas que obtienes en la sala física. Los foros de discusión y los grupos de Facebook pueden ayudar a cerrar esta brecha, sin embargo todavía encuentro que la interacción en vivo con otras personas es irremplazable.

El aprendizaje a distancia puede ser una experiencia increíblemente aislada; Tener la oportunidad de discutir tus ideas con otros (aunque sea por videoconferencia) puede ayudar a combatir esto. Una cosa es seguir los videos tutoriales de Gordon Ramsay sobre pato crujiente por su cuenta; tener un chef profesional disponible para ayudarte en el proceso en tiempo real es otra cosa.

Por mucho que disfruté de mi tiempo como alumno universitario a distancia, no puedo evitar sentir que toda la experiencia se habría enriquecido enormemente mediante clases regulares con un profesor a través de Zoom.

5.) La sensación de satisfacción es inigualable

Cuando aprendes todo a distancia, la sensación de satisfacción cuando sales al mundo es como ninguna otra. No estoy seguro de si se debe a que el aprendizaje a distancia impone muchas más demandas de tiempo / motivación / confianza en uno mismo, pero tener éxito en un curso de aprendizaje a distancia parece ser un logro más. En una clase presencial, las probabilidades juegan a tu favor: tienes compañeros, profesores y toda una infraestructura que está configurada para ayudarte a tener éxito. En el aprendizaje a distancia, la mayor parte de ese éxito puede atribuirse a tu propia determinación y deseo de tener éxito.

Así como recuerdo a mi madre luchando por Ibsen mientras planchaba las camisas del colegio, recuerdo su gran sensación de satisfacción al minuto de graduarse (la mejor de su clase, por supuesto ...). Y fue lo mismo para mí, más adelante. Aunque me he graduado orgullosamente de los programas presenciales en prestigiosas universidades, nada se acerca a la satisfacción que siento cada vez que termino un curso de educación a distancia.

En resumen, una vida de aprendizaje a distancia me ha enseñado que, si bien no existe una pastilla mágica que te ayude a través de tus estudios (aunque podría ser un buen negocio secundario), las habilidades y el conocimiento que irás adquiriendo en el camino hacen que el viaje valga la pena.

Si estás pensando en tomar un programa en línea, con The Language Co., o quisieras tener más información sobre mi experiencia, no dudes en comunicarte directamente.

75 vistas

Follow Us

  • Negro del icono de Instagram
  • Icono negro LinkedIn

Contacto

(+56) 2 2372 0200

Dirección

Asturias 271, Piso 5, Las Condes

Santiago ‧ Chile

©2020 by The Language Co.